México significa “en el ombligo de la Luna”. Del Náhuat “Metztli” (luna) y “xictli” (ombligo).  Los Aztecas lo pronunciaban “Meshico”. Los españoles lo escribían “México”  ya que no existía la pronunciación de la “j”. 


Cuando cambió la grafía de la “x” a la “j” se le empezó a llamar “Méjico” pero se siguió escribiendo “México” lo cual es válido pues la Real Academia de la Lengua permite excepciones para nombres propios.