La palabra volcán, (~ del portugués volcão), fue derivada del nombre del dios mitológico Vulcano, dios romano del fuego.

Un volcán constituye el único intermedio que pone en comunicación directa la superficie terrestre con los niveles profundos de la corteza terrestre.