El término “Luna de miel” (del inglés Honeymoon) se hace referencia a la noche de bodas o al periodo posterior a la boda que los novios pasan juntos.

El origen de esta expresión data del siglo XVI, con el significado del primer mes (y por tanto la primera luna) posterior a la boda. También se dice que durante este periodo era costumbre que los novios tomasen hidromiel, bebida que supuestamente aumentaba la fertilidad. Así, el primer mes después de la boda pasó a conocerse como luna de miel.

Actualmente, la luna de miel suele consistir en un viaje a algún lugar romántico y, a menudo, lejano y exótico.