Es interesante y curioso pensar en que la mayoria o por lo menos muchas palabras tienen un origen bastante curioso que a veces no significa algo más bien por la manera en la que se ha utilizado. Este es el caso de la palabra lente.

Quizá nos preguntemos ¿cual es su origen? o en ocasiones ni siquiera pensamos eso. Ahora bien ¿cual es el origen de la palabra “Lente”?

En el siglo XIV empezaron a fabricarse pequeños discos de vidrio que podían montarse sobre un marco. Fueron las primeras gafas de lectura. Como estos pequeños discos tenían forma de lentejas, se les llamó “lentejas de vidrio”. De ahí procede la palabra “lente”.