Es un enfermedad que produce el crecimiento anormal de los huesos, piel o cabeza, entre otros síntomas. Este síndrome lo identificó por primera vez el doctor Michael Cohen Jr. en 1979.

El nombre proviene del dios griego Proteo, que evitaba ser capturado transformando la apariencia de su cuerpo. Ësta es una condición bastante rara y progresiva que afecta tanto a hombres como a mujeres, y sus causas, a la fecha, son desconocidas. Las características del síndrome se popularizan cuando se reveló que Joseph Merrick, mejor conocido como “El hombre Elefante”, lo tuvo en el siglo XIX en su faceta severa, en lugar de otra enfermedad llamada neurofibramatosis, como se había sugerido originalmente. La enfermedad es tan rara que se estima existen 120 casos registrados en el mundo.

Estos son los síntomas: sobrecrecimiento, asimetría y gigantismo de piernas o brazos; incremento anormal en el tamaño de órgano o huesos; arrugamiento anormal de la piel, arrugas e incremento anormal en el tamaño de las plantas de los pies; malformaciones vasculares, tumoraciones y trombosis de venas profundas.

Fuente: Muy Interesante