Para esto hablemos un poco del proceso de la fotosíntesis. Consiste en que las hojas usan la luz solar para producir comida para los árboles. Cuando la luz entra en la hoja, una parte especial de la hoja llamada cloroplasto, usa la luz para cambiar el dióxido de carbono y el agua por oxígeno respirable y un azúcar llamada glucosa.

Adentro del cloroplasto hay una sustancia llamada clorofila. La clorofila es muy importante, porque permite la fotosíntesis y les da el color verde a las hojas.

Cuando el otoño empieza y el invierno está llegando, te darás cuenta de que ya no habrá tanta luz como había en verano. Eso implica que las hojas no recibirán tanta luz como acostumbraban, y la clorofila empezará a decrecer.

Recordemos además de que la clorofila es lo que les da a las hojas el color verde, entonces si la clorofila empieza a decrecer las hojas comenzarán a cambiar el verde por algún otro color.

Dentro de las hojas siempre habrá manchitas de otros colores, entonces cuando el verde empieza a decrecer, los otros colores comienzan a mostrarse más. Algunos de los colores que se esconden en la hoja son: marrón (puede significar que la hoja esta muerta o muriendo), amarillo, y naranja. Los colores como el rojo y el violeta son causados por reacciones químicas dentro de la hoja.