Así es, el avestruz (Struthio camelus) es el ave de mayor tamaño existente y la única con dos dedos en cada pie. Cuando nacen miden entre 25 y 30 cm de altura y pesan unos 900 g, aunque de adultos los machos pueden llegar a alcanzar los 2,74 o incluso 3 metros, y pesar alrededor de 154 Kg.

Posee una pequeña cabeza en relación al cuerpo, grandes ojos que miden cinco centímetros de diámetro y le proporcionan una vista excelente, largo cuello desprovisto de plumas, al igual que sus largas patas, que son potentes y musculadas, perfectamente adaptadas para correr, llegando a alcanzar más de 74 km/h. Si se ven acorralados atacan con las patas y usan las garras como armas.

Sus alas no les permiten volar, pues son demasiado pequeñas para ello, pero les ayudan a impulsarse y equilibrarse al correr.

Sus huevos son los más grandes de todas las aves; llegan a medir 20 cm de largo. En la naturaleza, como animal libre y salvaje, cada hembra puede poner desde 10 hasta 15 huevos o incluso más. Sin embargo, en cautiverio las avestruces suelen llegar a poner unos 50 huevos por temporada.

En cuanto a la incubación, se sabe que dura un periodo de tiempo en torno a las seis semanas, rompiéndose los huevos y saliendo todos los polluelos el mismo día.

En la naturaleza vive alrededor de 30 años, pero en cautiverio hay ejemplares que han alcanzado 100 años.

Fuente: Wikipedia.org