Han sido captadas imagenes de una araña gigante identificada como araña de seda de oro devorándose a un gorrión de pecho castaño.

El jefe del área de arácnidos del Parque de Reptiles de Australia, donde se tomó la fotografía aseguró que la Seda de Oro seguramente no devoró por completo al pájaro, sino que usó su veneno para descomponer al animal y poder comerlo, y lo que queda sirve como abono para la tierra.