Una organización japonesa recaudó 45 millones de yenes (algo más de 385.000 euros) gracias a los dientes postizos de oro, plata y platino que ha recogido durante dos años para ayudar a los niños menos favorecidos.

El sistema es muy sencillo: la ONG ha colocado contenedores de dientes postizos en ayuntamientos, consultas de dentista y supermercados de 225 localidades con un cartel que reclama las piezas dentales que ya no se necesitan, entre otros de difuntos.

Isao Miyoshi, presidente de la Asociación Japonesa de Reciclaje de las Dentaduras y protésico dental, aseguró que han recogido 17,6 kilos de oro, 11,8 kilos de plata y 292 gramos de platino desde que fundó esta organización, en diciembre de 2006.

“Es una pena tirar algo que vale dinero, por lo que pensé que podía utilizarse para los niños pobres”, aseguró Miyoshi.

Ahora el mayor problema que tiene esta asociación es el pago de impuestos y otros gastos, que han rebajado el dinero recaudado hasta los 13 millones de yenes (alrededor de 110.000 euros) donados a UNICEF.

Fuente: EFE