Apesar de tener solo 11 años, un niño podría ser ser juzgado como adulto en una Corte de Estados Unidos y enfrentarse a la cadena perpetua si es hallado culpable de matar a la novia embarazada de su padre. De hecho, un juez del condado de Lawrence, Pennsylvania (EEUU) falló que el niño, Jordan Brown, no será juzgado como menor de edad.

Sin embargo los abogados del niño dijeron que presentarán una moción para enviar el caso a una corte juvenil, tras obtener más evidencias forenses.

El menor está acusado por el crimen el mes pasado de Kenzie Houk, 26 años, a la que disparó en la nuca cuando dormía. Se le imputan dos cargos de homicidio intencional, ya que Houk estaba embarazada.

La víctima tenía nueve meses de embarazo y dos hijas, de siete y de cuatro, que vivían con ella y su novio Chris Brown, padre de Jordan.

Reportes indican que el niño cubrió su escopeta con una manta y disparó antes de huir para alcanzar el autobús escolar.

Por su parte, los familiares dijeron que el asesino estaba celoso de Houk y sus hijas.

Que triste situación :(

Fuente: Madriddigital.info