Así es, de hecho es más potente que muchos de los medicamentos con tale fines.

serpiente-crotalus

Por ejemplo, la serpiente australiana segrega una toxina de su veneno que baja la presión arterial y la estabiliza tal como lo hacen los medicamentos antihipersentivos. Eso se logra por la síntesis de un péptido en su veneno muy similar a uno que produce de manera natural nuestro organismo cuando sufrimos un infarto, el cual ayuda al cuerpo a sobreponerse del evento cardiovascular. Solo que la cantidad que segrega el reptil es mayor.

También tenemos a la víbora crótalo, que en la década de los sesenta los laboratorios estadounidenses estudiaron el veneno de esta víbora, con el objetivo de usar el poder antihipersentivo de su veneno, tras lo cual crearon la sustancia captopril, que ha ayudado a salvar miles de vidas.

Por otra parte, científicos estadounidenses pretender desarrollar una enzima sintética que parezca imitar el mecanismo que realiza la sustancia alfimeprasa contenida en el veneno que segrega el reptil, destruyendo de manera directa la fibrina y disuelve los trombos de sangre de manera rápida

Fuente: Muy Interesante