El mensaje es claro: ¡No tocar o te arrepentiras!