Puede que el hombre entre con todos los honores en el «Libro Guinness de los Records» pero a costa de exprimir sus pulmones hasta límites casi inhumanos. La noticia parece increíble pero hay toda una organización que atestigua lo que sucedió en la localidad suiza de Saint Gallent.

Peter-Colat-guinness


El protagonista también es suizo, se llama Peter Colat y ayer aguantó la respiración bajo el agua durante 19 minutos y 21 segundos. Dentro de un enorme cubo de agua, Colat, con traje de buzo, aguantó con la cabeza sumergida a muy poca distancia de la superficie un tiempo impensable para cualquier ser humano.

Fuera del habitáculo los jueces comprobaron, cronómetro en la mano, la fiabilidad del intento. Y dentro del cubo de agua, dos auxiliares se mantuvieron durante todo este tiempo junto al aspirante a morirse asfixiado por si hiciera falta su concurso.

De acuerdo con las reglas del «Libro Guinness de los Records», al suizo se le permitió inhalar o hiperventilar oxígeno puro durante treinta minutos antes de iniciar su intento bajo el agua. Después se trata de entrar en medio trance, gastar energías mínimas y poner en marcha un poder de concentración gigantesco. La resistencia estática bajo el agua es objeto de numerosos intentos de récord. Uno de los que lo consiguieron fue el ilusionista norteamericano David Blaine, uno de los reyes del escapismo. El récord actual estaba en posesión del alemán Tom Sietas (17 minutos 28 segundos) logrado en diciembre de 2008 precisamente en Madrid.

Fuente: Lne.es