Anthony Parker, de 29 años, tendrá que pasar nueve semanas en la cárcel por meter a su hámster en el microondas. El hombre, que alegó que estaba borracho, cuidó durante cinco años de ‘Suzie’, antes de matarla.

El desempleado británico, de Holyrood Way, admitió lo ocurrido, aunque afirmó que “no quería matarla, ella era la mejor hámster que había tenido, le había puesto Suzie”, según publica ‘ SkyNews ‘.


El hombre dijo que puso al animal dentro del microondas después de haber estado bebiendo durante todo el día con su novia.La policía encontró a Suzie fuera de su jaula, con la boca quemada y los ojos opacos. El fiscal determinó que el roedor agonizó antes de morir, porque trató de huir de la fuente de radiación, pero no pudo.

“La muerte, finalmente ocurrió cuando el cerebro del animal se sobrecalentó y los músculos del corazón dejaron de funcionar”, explicó el Ministerio Público.

Parker cumplirá la mitad de la sentencia en prisión y el resto en libertad condicional.