Cuando una persona come muy rápido, las hormonas que brindan sensación de saciedad no se liberan a tiempo y, por ende, hay necesidad de ingerir más comida.

La recomendación de los expertos en nutrición y dietas que dan a quienes desean adelgazar es que coman despacio, entre otras cosas, pensando en lo que están haciendo. Sin embargo leemos en NeoMundo que investigadores griegos nos dan la razón del porqué comer rápido se vincula con comer más y así engorda la persona.

Esto es preoucpante por varias razones, en primer lugar se debe a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que para 2015, habrá habrá 700 millones de adultos obesos y cerca de 2.300 millones con sobrepeso para 2015. Actualmente hay 22 millones de niños menores a cinco años que ya son obesos.

Y aquí no es tan importante la estética. Es mucho más importante la salud, pues las personas con sobrepeso pueden desarrollar enfermedades como la diabetes tipo 2 los problemas cardiovasculares, artrosis y distintos tipos de cáncer. Y con esto la expectativa de vida es muy baja. Esto, sin tomar en cuenta la autoestima de las personas que se ve afectada.

Los investigadores del Hospital General Laiko de Atenas ya sabían que ciertas hormonas intestinales son liberadas durante las comidas para generar la sensación de saciedad en el cerebro. El objetivo del estudio fue averiguar si la velocidad de la alimentación afecta la producción de estas hormonas.

Todos los voluntarios comieron 300 mililitros de helado a distintas velocidades. Posteriormente, se midió siete veces a intervalos de 30 minutos su nivel de glucosa, insulina, lípidos y hormonas intestinales en sangre. Como resultado, aquellos que comieron su helado despacio tenían mayores niveles de hormonas intestinales y se sentían más satisfechos.

Los investigadores concluyeron que comer demasiado rápido disminuye la liberación de estas hormonas. Como consecuencia, la sensación de saciedad tarda en llegar, las personas comen más y como consecuencia suelen engordar.

El estudio apunta al consumo del mundo moderno. Y es que las personas comen tan rápido por las numerosas presiones del trabajo y estilo de vida. De modo que es importante la salud. De modo que a comer mucho más despacio, tomándonos el tiempo necesario para disfrutar lo necesario de alimento saludable.

¿Y tú comes rápido o prefieres tomarte tu tiempo?