Juliana Wetmore sufre una rara malformación genética.
Juliana es una niña norteamericana que solo siete años , ella nació sin cara.

Cuando nació, no tenía un 40 % de los huesos de su cara.
la niña tuvo la mala suerte de sufrir una malformación genética llamada Síndrome de Treacher Collins que afecta a una de cada 10.000 personas.

Sin embargo, su caso es uno de los más extremos que se ha visto en el mundo. Ahora con siete años y más de 40 operaciones para reconstruirle el rostro, está aprendiendo a respirar, a ver , a escuchar , a comer y a hablar de un modo normal.