Dos científicos yanquis propusieron una “creativa” solución para seguir adelante con la colonización de Marte: que sea gente mayor voluntaria la que se instale en el planeta rojo tras un viaje sólo de ida.

Los científicos Dirk Schulze-Makuch y Paul Davies, aseguran que “una misión humana a Marte es tecnológicamente factible, pero es muy cara y requiere enormes compromisos financieros y políticos”.

Por eso, “una solución creativa a este dilema sería un viaje solo de ida en lugar de una misión humana con retorno”, defienden en el artículo “To boldly go: A one-way human mission to Mars” publicando en el último número del Journal of Cosmology.

Entre las ventajas que señalan, además del ahorro de costes, es que se avanzaría en la exploración no sólo de Marte, si no del espacio desde esta nueva “colonia”, y se evitaría la necesidad de años de rehabilitación para los astronautas después de haber permanecido en el planeta rojo a menor gravedad que en la Tierra.

A diferencia de las expediciones que ya se han hecho, o a lo que ocurre con la Estación Espacial Internacional (EEI), el viaje a Marte es un trayecto de seis meses, por lo que serán necesarios largos meses o años de rehabilitación.

Su propuesta es enviar dos naves con dos personas a bordo en cada una y suficientes suministros para establecer una colonia con presencia humana permanente.

Una vez establecido el puesto de avanzada llegarían más colonos y suministros de la Tierra de forma periódica, aunque es de esperar que quienes estuvieran allí fueran capaces de utilizar los recursos disponibles en Marte.