La policia detuvo una camioneta blanca al ver que bamboleaba en una carretera concurrida, pero la sorpesa vino después cuando abrieron la puerta trasera del vehículo y encontraron un coche metido.

A dos atrevidos propietarios de automoviles se les ocurrió una idea -bastante rara, diría yo- de transportar su nuevo vehículo a su casa desde Alemania. ¿Cuál? Meterlo dentro de su camioneta para ahorrarse el gasto de un remolque.

Puesto que el Mazda Platino 626 no podía entrar con todo y ruedas, no hubo otra opción que quitárselas. Y para que el coche nuevo no se rayara pusieron colchones y cojines.

Ellos tenían planeado conducir más de 3,500 kilómetros desde Bargteheide, cerca de Hamburgo en Alemania hasta Kazajistán.

Pero Konstanty Krol, de 38 años, y Cezar Chmielewski, de 28 años, fueron detenidos por la policía camino a Kazajistán después de ver la furgoneta bamboleando por el camino.

Un portavoz de la policia dijo que la furgoneta y el coche fueron confiscadas y a los hombres se les ordenó regresar a recoger el choche pero con un transporte apropiado para que se les puediera permitir continuar con el viaje.

Sin duda una historia digna de un Mundo Curioso, ¿no crees?

Fuente: dailymail.co.uk