Mientras paseaban cerca de sus hogares en el oeste de Norfolk, un condado situado en el este de Inglaterra, dos niños de sietes años Noé Battelley Willis y Meg encontraron dos raros saltamontes rosas.

Esto tan sólo tres meses desde que los incendios atravesaran la reserva natural, destruyendo varias hectáreas de maleza.

Los expertos del grupo ecologista Buglife, dijeron que los saltamontes rosa son una “anomalía genética”.

Además los saltamontes suelen ser de color verde, pero pueden adoptar tonos marrones dependiendo de su hábitat.

Fuente: dailymail.co.uk