Uno de los casos de fraude autobiográfico más espectacular hasta la fecha es el de J.T. Leroy. ¿Quien fue? Un presunto autor (nacido el 31 de octubre 1980) de una serie de libros autobiográficos en los que relataba un vida miserable llena de abusos, drogadicción, inmoralidad y con VIH Sida. Había salido de la desdichada vida y se estaba superando escribiendo libros como parte de una terapia. Pero en 2005 se supo la verdad: en realidad J.T. Leroy nunca existió.

J.T. Leroy

En 1999 el nombre J.T. Leroy se hizo popular en los Estados Unidos cuando su primera novela Sarah se hizo célebre, por la manera en la que relataba una historia de ficción sobre abusos a un menor y que se inspiraba en la misma vida del autor, es decir, Leroy. Se estaba librando de una vida sucia y entregada a las drogas gracias a la literatura. Esto llamó la atención de cuantos leían su novela.

Un años después de su primera novela comenzó a hacer apariciones públicas. Se mostraba como un misterioso individuo andrógino con cierta timidez que lo retraía de hablar. Fue entrevistado por revistas y periódicos importantes como Vanity Fair y el New York Times, de hecho fue un corresponsal de éste último. También participó en el rodaje de una película basada en sus libros por Asia Argento.


Laura Albert

Pero todo se traba de una farsa. ¿Quien era en realidad J.T. Leroy? Su nombre completo Jeremiah “Terminator” LeRoy era un identad falsa creada por la autora estadounidense Laura Albert en 1996. Ella fue la autora de todos los libros de Lorey. Pero, si Leroy no existía, ¿de quién era la imagen pública?

El personaje era interpretado por Savannah Knopp, hermastra de Geoffrey Knoop, quien para entonces era esposo de Laura Albert. Fue una perfecto engaño al que cayeron medios como The New York Times, todos se apiadaban del niño que había salido de una vida callejera y se había convertido en un prodigio de la literatura.

De hecho Ira Silverberg, su editor entre 2000 y 2006, explicó a EL PAÍS cómo fue su relación. “Me reuní con J.T. Leroy, interpretado sin que yo lo supiera por Savannah Knoop, en varias ocasiones. Siempre le acompañaba Laura Albert, pero entonces todos creíamos que era Speedie, la persona que supuestamente le había ayudado a salir de las calles. La mayor parte de la relación fue por teléfono y por e-mail, pero en persona el acento de Knoop también coincidía con el de la voz al otro lado del hilo así que siempre les creí”.

Como vemos Laura Albert se inventó perfectamente este personaje. ¿Por qué lo hizo? Concluyó que era más atrayente al público leer libros de un joven autor con un vida desdichada y escribiendo para librarse de las drogas y la vida inmoral que leer los libros de un autora de 41 años. ¿A base de engaños? A ella no le importó.

Tras revelarse la verdad en 2005 Laura se retiró de la literatura. Fue condenada por un tribunal federal de Nueva York a pagar a la productora de cine Antidote International Films quien compró los derechos para llevar Sarah al cine 116.500 dólares por fraude, daños y perjuicios.

¿Que pasó con J.T. Leroy? Alguien más se aprovechó de este personaje ficticio. Sí, la misma que lo personificaba: Savannah Knopp. Escribió el libro Girl Boy Girl: Cómo me convertí en J. T. LeRoy.

Casi una década se mantuvo en secreto éste engaño. Pero la verdad siempre sale a la luz, ¿no es verdad?