Susanne Eman, es una mujer estadounidense obsesionada con su peso. Pero ella no deja de comer para bajar; todo lo contrario. Ella quiere convertirse en la mujer más gorda del mundo.

La mujer consume por lo menos unas 20.000 calorías al día, pues quiere alcanzar el peso de 730 kilos (1.600 libras), actualmente pesa 330 kilos. Susanne, de 32 años, de Arizona, EE.UU. espera a finales de año llegar a los 361 kilos.

La madre de dos hijos, cree que ya ha superado a Donna Simpson, de 43 años, de Nueva Jersey, quien pesa 317 kilos. Y Susanne ha creado un gran revuelo entre los fans de “Las mujeres de talla más Grandes y Hermosas (SSBBWs)”, Ahora tiene planes para aumentar su ingesta de calorías para seguir ganando.

Una vez al mes Susanne visita el supermercado junto con sus hijos Gabriel, de 16, y Brendin de 12 años y dice que pasa hasta ocho horas llenando seis carritos de comida.

Es como un trabajo a tiempo completo”, dijo Susanne, que utiliza un vehículo motorizado para movilizarse, pero, sorprendentemente cree que puede mantenerse saludable.

La extraña misión de Susanne, comenzó después que no pudo dejar de ganar peso de forma natural. “Me di cuenta que en realidad comencé a atraer a más hombres, y me hizo sentir bien”.

La madre desempleada, que no pueden trabajar debido a su peso, asegura que se mantiene activa haciendo ejercicios simples y teniendo controles periódicos de salud.

Si me enfermo, he preparado a mi hermana para que cuide de mis hijos”, anadió Susanne. A pesar de las advertencias de su médico que su experimento extraño podría matarla, Susanne insiste en que quiere romper el récord.

El mensaje que quiero transmitir es que la gente acepte a los demás por lo que son”, dijo.

¿Que te parece? ¿No crees que está arriesgando demasiado su vida para romper un récord?

Fuente: dailymail.co.uk