Estos magníficos cuadros han capturado las aguas de corriente rápida de las Cataratas Hukou en China mientras poco a poco son envueltas por el hielo.

Un largo invierno a asolado aquella región, y ha domesticado el rugido de las aguas rápidas que caen en la cascada más grande en el río Amarillo de China.

Las temperaturas esta semana fueron de -10 °C en toda la región del Condado de Xijie. A pesar de que una parte se congeló, todavía había fuerza suficiente del río para enviar una niebla al aire y crear un idílico arco iris.

Se le llama a la catarata Hukou, que significa literalmente “la boca del frasco”, ya que el agua pasa por una sección estrecha justo anytes de caer sobre el borde de 10 metros, creando la apariencia como si se estuviera vertiendo una tetera gigante.

No hay duda que hay muchos lugares maravillosos en nuestro “hogar”, la Tierra.

Fuente: dailymail.co.uk