Esta fotografía es una de las más sorprendentes que nos permite ver cómo estamos protegidos dentro del vientre de mamá.

En la imagen se puede apreciar a un bebé recién nacido por cesárea conservando el saco amniótico intacto. ¿Qué es el saco amniótico?

Es la cubierta de dos membranas que cubre al embrión y que se forma entre el octavo y noveno día de la fecundación. En su interior, además del embrión, se encuentra el líquido amniótico que protege al feto al amortiguar golpes o movimientos de la madre.

Además este saco o bolsa le permite moverse, no sólo eso, más importante aún favorece su desarrollo musculoesquelético y le mantiene a una temperatura constante, además de que permite el desarrollo apropiado de los pulmones.

Interesante, ¿no crees?

Fuente: imgur.com | Vía: Abadia Digital