Un amigo verdadero te ayuda en tu momentos difíciles…

Eso si que es verdadera amistad… que te ayuden en los momentos de mayor urgencia 😀

Sólo espero que el que esta apunto de hacer del uno tenga buena puntería… no creo que le haga mucha gracia al de abajo ser orinado… y eso podría desencadenar un accidente pues se levantaría pronto y tiraría al de arriba.

amigos verdaderos

Relacionado...

Relacionado...

4 Responses

  1. Jose Manuel dice:

    Solo le falto que se la coja jajaja , SOLO LOS NIÑOS SON BUENOS AMIGOS , DE GRANDES SOMOS HIPOCRITAS, AMBICIOSOS Y CONVENIDOS

  2. aaaaaaaaa dice:

    brazzers

  3. jajajaja muy lindas las fotos que bien exelenteee !!! (y)……………

  4. Mi poema, dedicado a un amigo verdadero, llamado . . .

    MACLOVIO

    ¿Qué diremos de Maclovio?,
    ¿qué es triunfador?, . . . ¡es obvio!,
    ¿de qué nació en Villa Aldama,
    de su Veracruz que ama?

    ¿Las hazañas de su vida?,
    ¿de cómo emprendió subida?,
    ¿qué es el alma del negocio?,
    ¿qué no necesita socio?

    ¿Qué no le gusta el futbol?,
    ¿de que sabe de béisbol?,
    ¡no!, hoy hablemos del amigo,
    pongan atención les digo:

    La edad lo tiene curtido,
    así como es . . . ha sido,
    jamás cambiará el Señor,
    es caballero de honor.

    Adorador de sus hijos,
    diferentes acertijos,
    que le siguen buena huella,
    su sangre, puntas de estrella.

    Amante de Agustín Lara,
    lo viste elegante hada,
    ¿bohemio? . . . es el más bohemio,
    música tiene por premio.

    El es fuente laboral,
    muy atento, el más cordial,
    la calidad su estandarte,
    servir para él . . . un arte.

    De la amistad es cascada,
    ¡nadie le critique nada!,
    tiene Don que sabe a mando,
    Dios nos lo está cuidando.

    Amanece, anda, desanda,
    con su mujer Alejandra,
    poco sabe de descansos,
    de la calma y los remansos.

    ¿Qué a veces no está de humor?,
    hay que encontrarle el candor,
    ¿qué lo enoja cualquier cosa?,
    ¿su vida es color de rosa?

    A su forma, da cariño,
    le gusta brindar con vino,
    no ha perdido la humildad,
    exige siempre lealtad.

    Seguirá cumpliendo años,
    ¡qué nos sigan sus regaños!,
    él los dice sin desdén,
    deseándonos siempre el bien.

    Solo hay que conocerlo,
    así aprendí a quererlo,
    amigo, dueño, sin par,
    mariscos, restaurante-bar.

    El, es su propio regalo,
    ¿cantar?, que mejor halago,
    interpreta y nos callamos,
    Martín y él son hermanos.

    Es el hombre del amor,
    mas conoce el desamor,
    se llama Maclovio y qué . . .
    porque tiene, pues . . . con qué.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    México, D. F., a 05 de enero del 2013.
    Reg. SEP Indautor No. 03-2014-073110472600-14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionado...

Relacionado...

Relacionado...

Relacionado...