Un hombre polaco lamenta haber tratado de impresionar a su esposa haciendo el trabajo de la casa, luego de planchar su cara cuando sonó el teléfono.

Tomas Paczkowski, de 32 años, estaba decidido a mostrar a su esposa Lila que él era tan bueno como ella. Cuenta: “Decidí a planchar mientras ella estaba en el trabajo”. ¿Y que ocurrió?

Las mujeres siempre están atendiendo muchas tareas“, así que pensó que él también podría hacer lo mismo, así que abrió una cerveza y puso el boxeo en la tele.

El mismo cuenta que estaba tan absorto en el boxeo que no estaba pensando realmente en lo que estaba haciendo. Así que cuando sonó el teléfono cogió la plancha por equivocación y lo presionó contra su oído. El dolor era incríble.

El señor todavía le echó leña al fuego cuando corrió a ponerse agua fría sobre la quemadura. “Eso me dejó un ojo negro por lo que ahora parece más bien que he estado en un combate de boxeo en lugar de haberlo visto solamente”, cuenta él, según recoge orange news

Aunque los médicos dijeron que se recuperará completamente, Tomas dice que se ha retirado de las labores domésticas para siempre. Que curiosa noticia, ¿no crees?

¿Que te ha parecido? ¿Alguna vez te ha pasado algo parecido?