El futbolista James Perch del Newcastle de Inglaterra se encontró un billete tirado en el campo de juego, quiso hacer su buena acción del día, devolver el dinero, pero nadie lo recibía así que tuvo que dárselo a un miembro de la seguridad.