Estar a -30 grados celsius no es cualquier cosa. El frío es tan intenso que una burbuja de jabón se congela en unos pocos segundos.

Que curioso!