El noreste de los Estados Unidos está viviendo la peor tormenta de invierno de los últimos 10 años.

Más de 73 millones de estadounidenses son afectados por la tormenta, además, se ha paralizado el transporte en varias ciudades y miles se han quedado sin suministro eléctrico.

En la ciudad de Nueva York, la nieve alcanzó el medio metro de altura. Las carreteras se encuentran totalmente cubiertas de nieve y hielo. También en Carolina del Norte, en los aeropuertos de Raleigh y Charlotte, 120 vuelos se cancelaron.