El 21 de febrero de 1947, en la ciudad de Nueva York, Edwin Herbert Land presentó la primer cámara de fotografías instantáneas. Una cámara que revelaba las imágenes en tan solo 60 segundos.

Este dispositivo se volvió imprescindible en aquellos tiempos y se convirtió en un hito en la historia de la fotografía.

Antes de inventar la primera cámara llamada Polaroid modelo 95; Edwin Land ya había desarrollado el primer filtro polarizador sintético en 1928. Si este logro ya había sido muy importante, la aparición de la primera cámara instantánea, marcó la fotografía instantánea.

Se fabricaron en un primer momento 60 cámaras, con la intención de tener stock para poder fabricar la segunda tanda en base a su demanda. Pero la realidad fue diferente, ya que las cámaras y las películas se agotaron en el primer día de demostración y venta. Fue este el inicio de un éxito imparable (hasta su desaparición como compañía en 2008).

Lamentablemente, en este 2017 la fotografía instantánea ha quedado en el olvido debido al avance de la tecnología en los dos últimos siglos.