Hombres que resultaron mujeres (PARTE 1)




A lo largo de la historia se han presentado casos de mujeres que encubrieron su identidad tras la fachada de hombre, sus razones tuvieron. Y mientras que algunas obtuvieron grandes logros otras cosecharon amargas consecuencias.

mujer-hombre

Pero mejor entremos en materia con el sorprendente caso de Brandon Teena…

1) O más bien Teena Brandon

Ella nació en 1972 en Lincoln, Nebraska, por su conducta la señalaban como marimacha y la llamaban Brandon. Después de que un familiar cercano abusara sexualmente de ella salió huyendo al condado de Richardson y empezó a vivir enteramente como varón. Se hizo amiga de dos ex convictos y se consiguió una novia, pero al tiempo sus malas compañías la llevaron a ser encarcelada.

Su novia Lana Tisdel logró liberarla pero cuando fue a recogerla descubrió su verdadera identidad pues Brandon estaba en la sección de mujeres, obviamente la dejó. El caso de Teena fue publicado en el periódico, razón por la cual sus amigos se dieron cuenta y decidieron golpearla y violarla. Teena acudió a la policía, no obtuvo respuesta hasta que sus amigos la mataron. Fue entonces los sentenciaron, uno a pena de muerte y otro a cadena perpetua.

2) James Gray

Hannah Snell nació en 1723 en Worcester, Inglaterra. Llevaba lo que podría considerarse una vida común, creció, se casó y tuvo una hija. Tristemente su pequeña murió y su marido la abandonó, fue entonces cuando pidió prestado un traje de su cuñado y bajo el nombre del mismo se dio a la tarea de encontrar a su fugitivo marido.

Al tiempo se dio cuenta de que este había sido ejecutado por asesinato. Ya con una nueva identidad y sin otra cosa que hacer se unió a la Marina Real. Después de 2 batallas su unidad regresó a Inglaterra y ella reveló su verdadero sexo a sus compañeros de tripulación, en 1750. Contó su historia a los periódicos y solicitó una pensión militar que fue le fue concedida sorprendentemente. Luego abrió un bar llamado “El Guerrero Mujer”, volvió a casarse y tuvo dos hijos. Hannah murió en 1792.

3) Petter Hagberg

Brita Nilsdotter nació en 1756 en Finnerödja, Suecia. Ella se vistió de hombre para poder encontrar y permanecer junto a su marido, Peter Anders Hagberg, quien fue enlistado para participar en la guerra ruso-sueca (1788-1790. De acuerdo a List Verse, participó en la batalla de Svensksund y la Batalla de Vyborg Bay como un infante de marina. Durante su tiempo allí su comandante gritó el nombre de “Hagberg” y tanto ella como su marido dieron un paso adelante.

Lo encontró, pero ambos tuvieron que mantener su sexo en secreto. Más tarde, en la batalla de Björkö Sund, Brita fue herida, a la hora de atender sus heridas su secreto quedo revelado. Por imposible que parezca, después de la guerra se le dio una pensión y se le concedió una licencia para el comercio. De hecho, se le concedió una medalla de valentía y se le dio un funeral militar.

4) Albert Cajero

Otra mujer al ejército fue Jennie Irene Hodgers que nació en 1843. Fue a sus 19 años que se disfrazó como un hombre y se alistó en el 95o Regimiento de Infantería de Illinois bajo el nombre de Albert Cajero. Luchó más de 40 batallas bajo el mando de Ulysses S. Grant.

Después de la guerra mantuvo su identidad falsa, lo que le permitió trabajar como conserje de la iglesia, en el cementerio, de farolero, votar como un hombre, y reclamar una pensión de veteranos. Tras ser atropellada en 1910, un médico descubrió su secreto, pero accedió a guardar silencio. No fue hasta 1911, que su salud mental comenzó a deteriorarse, que los asistentes del asilo donde vivía se dieron cuenta de su verdadero sexo. Se vio obligada a llevar un vestido a partir de entonces. Sin embargo, fue enterrada con su atuendo militar y su lápida llevo ambos nombres.

5) El Monje Marinus

Conocido inicialmente como Marina nació en el siglo sexto. Su padre quería unirse a un monasterio (monasterio de Qannoubine, en el valle de Santa, Líbano) por lo que tomó a su hija y la disfrazó de chico. Ambos fueron admitidos y se convirtieron en monjes. Pasaron los años y ambos salieron del monasterio a un viaje. Al quedarse en una posada de camino, la hija del sueño se sintió atraída por Marinus y trató de seducirle, por obvias razones Marinus la rechazó. En su indignación la hija del posadero dijo que “él” la había seducido y ella estaba embarazada.

Marinus no desmintió tales acusaciones por miedo a que su identidad se viera expuesta, por lo que fue expulsada del monasterio. Por si fuera poco, cuando el pequeño nació tuvo que tomar su custodia y criarlo. No fue hasta su muerte que su sexo fue finalmente revelado y se convirtió en un santo en la Iglesia Católica Romana y las iglesias ortodoxas.

¿Qué te parece? Pero nos faltan otros 5 casos, no te los pierdas.

6 Comentarios

  1. no quiero sonar misogino, pero como ocultaron aquello que no se puede ocultar su menstruación=?, muy interesante ya quiero seguir leyendo la segunda parte.

¿Que opinas?