La increíble historia del perro momificado dentro de un árbol por más de 60 años

Mientras cortaban madera, unos hombres cortaron la parte superior de un roble castaño para subirlo a su camión, pero se quedaron sorprendidos cuando vieron un perro de caza que los miraba desde el interior del tronco.

Se trataba de un perro disecado, momificado, que había muerto intentando salir de un tronco que finalmente se convirtió en su ataúd.

Todo comenzó en 1960 aproximadamente, cuando este perro cazador encontró ‘algo’ en el fondo de un árbol hueco y subió unos 8 metros de altura. Al parecer el perro estaba persiguiendo algo dentro del árbol, explicó Bertha Sue Dixon, del museo Southern Forest World.

Roble castaño (NICHOLAS A. TONELLI)

A medida que el perro avanzaba, el hueco se reducía hasta que el perro quedó totalmente atascado. Nunca atrapó a su presa y nadie lo sacó. Allí permaneció en su lucha eterna por escapar.

20 años más tarde, los madereros hallaron al perro momificado. Así que donaron todo el tronco al museo donde  es exhibido detrás de un cristal. Ahora el sabueso ha sido nombrado como “Stuckie”, y es una de las principales atracciones del museo.

¿Cómo se mantuvo el cadáver del perro momificado sin ninguna técnica como la momificación egipcia?

La respuesta está en las propiedades del árbol.

Normalmente los microbios comienzan a comer el cuerpo de un animal o persona muerta. El cuerpo se hincha y se descompone, y las bacterias, hongos, insectos y otros animales se comen los restos.

Pero esto no sucedió con Stuckie dentro del roble castaño. Los robles castaño contienen tanino, que se utiliza para broncear las pieles de animales y evitar la descomposición. El tanino es un “desecante” natural o material que absorbe la humedad y seca el entorno.

Así que la baja humedad en el ambiente detuvo la actividad microbiana, explicó Killgrove.

La posición y la forma del árbol, con el aire soplando hacia arriba también ayudaron a Stuckie a mantenerse como estaba. La ventilación dificultaba que los animales supieran que había un carne muerta en el árbol.

Lo que sea que Stuckie estuviera persiguiendo escapó, pero él permanece dentro del árbol que lo conservó como una momia al que muchos curiosos ahora visitan en el museo.

Sí aquellos madereros no hubieses cortado aquel árbol, ¿cuántos años más hubieran pasado hasta que se hubiera encontrado a ‘stuckie’? Una historia muy curiosa, ¿no te parece?

[Newsweek]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.