Tal vez hallas escuchado la frase, “yo hago con mi cuerpo los que quiero”. Pero en ciertas circunstancias es el cuerpo quien hace con nosotros lo que él quiere, porque sin llegar a consultarnos, toma una decisión y la lleva a cabo. Veamos que decide hacer cuando nos exponemos al frío.

#1 Comienza a temblar

Este constante movimiento que no planeamos realizar y que en ocasiones no podemos aplacar, tiene el propósito de mover lo músculos para que este genere calor. Así que nuestro cuerpo, trata de calentarnos mediante esta acción.

Otras dos decisiones que toma nuestro cuerpo humano y no nosotros mismos son estas.

#2 Reajusta la forma de nuestra piel

Otra decisión que toma nuestro cuerpo es levantarnos los bellos y hacernos la famosa “piel de gallina”. Esto lo hace con el propósito de buscar algunas capas de aire caliente y atraparlas, pues con esta acción tiene planeado usar una fuente externa para calentarnos.

#3 Protege los órganos más importantes

Cuando el frío es más constante, el cuerpo decide extraer la sangre de las partes menos importantes y llevarla a los órganos más vitales, en este caso el cerebro y el corazón. Esta es la razón por la que nuestra piel se torna blanca con el frío y si este llega a ser extremo, el cuerpo está dispuesto a perder algunas partes no tan elementales con tal de conservar las más indispensables. Y esa decisión no la podemos cambiar.

Como vemos, el cuerpo tiene un “sistema operativo” que no podemos reajustar y cuando lo vea conveniente hará a un lado nuestras decisiones para actuar en beneficio de uno mismo.