Cuando los veterinarios operaron a un gato cuyo estómago estaba bloqueado, se sorprendieron al encontrar la causa de la obstrucción: una bola de pelo del tamaño de su barriga.

Moggie Gemma se cepilló tanto que se tragó una cantidad de pelo considerable, que al medirla llegó a los 12 centímetros. La bola pesaba 214 gramos que había llenado su estómago entero. Los veterinarios dijeron que era la más grande que habían visto.

La situación de la gatita Gemma fue descubierta cuando sus amos notaron una masa sólida en su vientre, y vieron que dejó de comer.

Entonces la llevaron a un veterinario en Huntingdon, Cambridgeshire, Reino Unido, donde una radiografía mostró el bulto.

El veterinario David Fennell dijo: «Fue una mezcla de sorpresa y alivio cuando nos dimos cuenta de lo que se trataba. Nadie había visto nunca nada igual, en sí las bolas de pelo son normalmente comunes, pero nunca he visto una de este tamaño».

Se cree que Gemma se cepilló mucho y después se tragó todo el pelo que fue acumulando en su estómago. Para ese tamaño tal vez pasaron un par de semanas.

Ahora el gato de pelo largo, fue declarado saludable y ha regresado con sus dueños.

Fuente: thesun.co.uk