En serios problemas se metió un panadero de Nueva Zelanda cuando envió este pastel en forma de heces a una fiesta de compromiso.


pastel-sorpresa

Emma McDonald tuvo un desacuerdo con la hermana de la novia, lo que lo motivó a enviar la torta con una tarjeta que decía: «Come mierda». Lo peor es que parece no tener ningún remordimiento.

Aunque ya había un pastel para el evento, la novia no vio nada mal el que su hermana le ayudará con uno extra. Y el pastel llegó envuelto en una fina caja, al ser destapado no hizo más que impresionar a los más de 100 invitados.

Por su parte en su página de Facebook, McDonald explicó que la hermana de Micaela Harris había ganado un vale de descuento pastel de $ 50 dólares, pero fue reducido a $ 30 porque el cliente le debía $ 20 de una compra anterior. Y ya que la única indicación fue que fuera de chocolate, este fue el resultado.

La novia estaba sumamente avergonzada pero no dejó que le arruinará el momento, pues como comentó a Stuff.co.nz, el desacuerdo no tenía nada que ver con ella.

Por su parte los invitados comentaron que habría sido un pastel de cumpleaños divertido, pero era un «raro» pastel de compromiso.

«Creo que fue demasiado lejos. Como propietario de un negocio te encuentras con clientes que no te gustan, pero tienes que tomar las altas y las bajas, tienes que aguantar.», dijo Harris.

Aunque McDonald no quiso decir nada al principio, parece que no le preocupa ni le acongoja pues hasta publicó en su Facebook que era esto solo una oportunidad para obtener publicidad.

¿Qué cosas no?