La empresa Vegmálun GÍH, prueba pasos de cebra en forma de ilusión óptica para obligar a los conductores a frenar.

La curioso idea fue tomada de Nueva Delhi, la capital de la India, y le gustó al comisario de ambiente del pueblo, Ralf Trylla, que buscaba una forma innovadora de bajarles la velocidad a los vehículos.

En dos semanas se obtuvieron los permisos necesarios, de parte de la policía y las autoridades de transporte, para pintar los inusuales pasos peatonales. Mientras las autorizaciones fueron confirmadas, los artífices de la idea practicaban pintura en 3D.