Me topé con esta noticia curiosa que ocurrió hace años, pero no deja de ser curiosa.

Una mujer de ochenta y cuatro años que residía en Newcastle (Australia) recuperó la vista repentinamente a causa de un desastroso terremoto. Llevaba tres años que solo veía sombras, pero después del terremoto le fue posible incluso leer el periódico.

Su médico dijo que la sacudida del terremoto quizás le empujó adrenalina a los ojos, y que eso le ayudó a recuperar la vista.

En el periódico The West Australian se publicaron unas declaraciones de esta mujer: “De pronto vi con claridad. Todo ocurrió en segundos. Tuve la sensación de que los ojos se me abrían de par en par. Por supuesto, no fue eso lo que pasó, pero empecé a ver, y he seguido viendo desde entonces”.