La crisis ha llegado también a Guatemala: el ministro del Interior, Salvador Gándara, anunció que repararán 900 fusiles viejos para combatir el crimen organizado, que utiliza el último grito en armas, y se niega a utilizar 34 millones de dólares para equipar a la policía.

Los 900 viejos fusiles AK-47, AR-15 y M-16 serán reparados y entregados a las fuerzas de choque contra grupos criminales de alto poder.

El ministro instó, asimismo, al Organismo Judicial (Corte de Justicia) que entregue a las fuerzas de seguridad las armas decomisadas al crimen organizado. «Antes de que se pudran en bodegas judiciales, las podríamos utilizar nosotros. También podrían ser usados los automóviles y otros bienes útiles decomisados al narcotráfico», agregó.

El anuncio de Gándara fue criticado por varios sectores sociales y políticos, sobre todo porque se niega a utilizar los 34 millones de dólares para equipar a las fuerzas de seguridad, ya que pretende transferir los recursos para que el Ejecutivo los utilice en lo que estime conveniente.

«Ese dinero era para pagar sueldos de nuevos policías, pero este año se graduarán máximo 4.800, así que no hará falta tanto», aseguró.
¡Que curioso, hasta el gobierno haciendo sus ahorros!

Fuente: AFP, MSN.com