Al pequeño rinoceronte no le pareció que los veterinarios tocaran a su madre. De hecho, atacó a los hombres mientras intentaban curarla, ya que se había dislocaban un dedo de su pata.

Entendemos que el rinoceronte sobrepotector no quiere que nadie le haga daño a su madre, sin embargo, es necesario que reciba su tratamiento.

El clip se ha vuelto viral en estos días, pero se filmó en octubre del año pasado en Sudáfrica.

Lee también: Bebé canguro abraza tiernamente a su cuidador y se niega a separarse de él

¿Que te parece?