“Las penas con pan son buenas”. Este dicho que es popular en varios lugares, curiosamente menciona que la comida es una fuente de ayuda contra la tristeza.

Esta frase no se equivoca y menos cuando se trata de comer garbanzos, ya que el aminoácido de este cereal causa la segregación de la serotonina, y según los científicos, los niveles bajos de serotonina están relacionado con la depresión. Por eso, el consumir garbanzos ayuda a tener más serotonina y de cierta forma menos depresión.

Incluso, algunos laboratorios usan el garbanzo para producir algunos antidepresivos.

Así que, si algún día te sientes triste, deprimido o melancólico, recuerda que “las penas con [garbanzo] son buenas”.

Otro dato curioso es que en promedio un pequeño ríe 30 veces al día, un adolescente 15 veces, un adulto unas 8 y un anciano, a lo mucho, ríe unas 3 veces. (Así que ya sabes quién necesita consumir más garbanzos) 😉

¿Qué opinas?